Santa Cruz, 10 jul (AN-YPFB).- El centro de análisis químico más avanzado del país en materia de equipamiento, tecnología de vanguardia y personal altamente capacitado se encuentra en la localidad de Bulo Bulo, Municipio de Entre Ríos, Cochabamba, y es parte de la Planta de Amoniaco y Urea (PAU) de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Actualmente el personal del centro está trabajando su sistema de gestión para certificar bajo la Norma Boliviana de Aseguramiento de la calidad en Análisis de Laboratorio (NB-17025).

La implementación de dicho centro se realizó “con el objetivo de garantizar la eficiencia y confiabilidad del monitoreo y control químico de los diferentes procesos de transformación de la Planta, desde la recepción de las materias primas hasta la obtención del producto terminado”, informó el presidente de YPFB, Óscar Barriga.

El disponer de equipos de alta tecnología como los del laboratorio de la complejo petroquímico de Bulo  Bulo, permite responder en tiempo record a la tarea de monitorear y analizar más de cien parámetros derivados de los procesos productivos de toda la planta, cumpliendo con estándares internacionales que garantizan la calidad del producto a los clientes bolivianos y extranjeros, además de ser un apoyo para la realización de investigaciones científicas.

Entre los equipos que hacen parte de la batería tecnológica del laboratorio destaca el espectrofotómetro de plasma de acoplamiento inductivo Shimadzu, ICPE-9000, utilizado en la determinación de elementos químicos en agua y suelo. Solo existen dos similares en Bolivia y uno está en la planta. Esta maravilla de la ciencia moderna utiliza Argón, cuya combustión a más de 3.000 grados centígrados de temperatura genera un plasma, el cual emite distintas variaciones de luz al entrar en contacto con la muestra analizada, identificando de ese modo los elementos contenidos en ella.

En una misma corrida de la muestra permite analizar simultáneamente varios elementos en niveles de 1 a 10 partes por mil millón (ppm) o incluso partes por billón (ppb), esto en función a la información que se hubiese cargado en la base de datos de forma previa.

Por otro lado, el equipo de Absorción Atómica, es la segunda joya del laboratorio, utiliza lámparas específicas para identificar cada elemento, la variación en la intensidad de luz brinda el detalle sobre su concentración. Tiene un uso similar al ICP-9000, con la diferencia de que solo se puede identificar un elemento a la vez.

 

En la descripción de este paraíso de la química es insoslayable el Analizador de mercurio de la marca NIC, utilizado en la identificación del contenido del metal líquido en aire y matrices gaseosas; cumple con las referencias Internacionales ASTM D-5954, ASTM D-6350, ISO 6978, ISO 20552. Se utiliza para medir la concentración de mercurio en el gas que alimenta la planta, con lo que se evita la corrosión de los intercambiadores de calor.

Actualmente el personal del laboratorio es 100% boliviano, sus siete analistas junto a sus dos supervisores están trabajando en el sistema de gestión para certificarlo bajo la norma boliviana de Aseguramiento de la calidad en Análisis de Laboratorio (NB-17025), lo que incrementará la confiabilidad de los análisis realizados en este centro altamente especializado, finalizó el presidente de la estatal petrolera.

 
София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3